miércoles, 1 de agosto de 2012

Amigos

Fue una tarde como las demás, el tiempo quedó atrás... aunque hubo algo diferente. Hace mucho que no disfrutaba tanto una conversación con amigos, pero esta vez sucedió nuevamente y el miedo se apodera de mí porque cuando algo bueno me sucede, no suele durar.

Hace algunos años que voy a Java Café porque me gusta el ambiente, el lugar, la comida, el té (uno de mis mayores vicios) y la facilidad con la que puedo llegar sin adentrarme en las calles céntricas de Pachuca. Pero anoche fue diferente, no sólo comí rico, sino que pude conversar animadamente de diversos temas con amigos. Me gusta la idea de ir a un lugar por su gente, es más valioso que ir sólo porque está de moda.

He perdido amigos a través del tiempo y los pocos que quedan me recuerdan un pasado que ya no está. Pero esta noche no pensé, no recordé, sólo viví. Es grato disfrutar de compañías que no te recuerdan quién fuiste, sino que te dejan ser la persona que eres, libremente, en ese momento.

Espero que nuevamente se repita la experiencia y permitirme recordar que los amigos son mucho más importantes que cualquier momento en nuestra pequeña existencia, son un motor para vivir y no podemos desperdiciarlos.

Hasta la próxima entrada que será más entrada que reflexión.

Tenshi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada