lunes, 6 de agosto de 2012

Tizayuca, para variar

Como sabrán, vivo en Tizayuca, pueblito abandonado de Dios, del cual la gente es muy devota, aunque también hay algunos (muchos) Testigos y otros de los cuales ignoro, sobre todo cuando tocan a mi puerta. No tengo nada en contra de ninguna religión, mientras no toquen a mi puerta o traten el tema como la verdad suprema.


En fin, la religión no es el tema de este post, lo menciono pues hay una feria en honor a algún santo en el centro de Tizayuca, creo que es el Divino Redentor; lo que ha iniciado un tráfico y sin fecha precisa para ser terminada. Hoy tuve la desventura de ir al banco, eso significa largas filas, gente ineficiente y buscar un lugar para estacionarme en el centro. Sumado al tráfico ocasionado por la feria, están las largas filas de un ineficiente Bancomer que ha insistido en mantener una sola sucursal (pequeña) con 9 cajas, de las cuáles una es para empresas, otras dos para visitantes (sin cuenta en BBVA) y otra más para clientes preferentes, el resto es para clientes, pero usualmente uno o dos cajeros están siempre ausentes y todos son lentísimos.

En fin, tuve la oportunidad de recordar (no voluntariamente) lo difícil que es ya andar en esta mini ciudad (pueblo grande) donde la gente todavía usa bicicletas y los conductores en coche creen que los sentidos no se respetan y que toda banqueta es área de estacionamiento.

Aunque tal parece que las autoridades se han puesto las pilas y están limpiando las calles de autos mal estacionados. Y se ponen estrictos con la gente que se le ocurre conducir en sentido contrario. Mis aplausos para estas medidas, aunque no tengo fe en que mejore el tránsito en Tiza. Pero de menos se ven más policías en las calles, aunque se lo atribuyo a la feria, algo temporal.

Cabe aclara que vivo lejos de la zona urbana, mi calle es de tierra y rara vez hay algún esbozo de civilización. Así que ir a Tizayuca (centro) y su zona semi-urbanizada, es toda una proeza. Puedo llegar en 20 minutos al centro (a 20 kilómetros de mi casa aproximadamente) mientras que a Pachuca (a 45 km de casa) llego en 30 minutos.

Tengo miedo de que crezca tanto de la forma que hasta ahora lo ha hecho, desorganizada. Las calles parecen nunca haber sido planeadas. ¿Acaso esto consecuencia de la falta de preparación de los arquitectos mexicanos?, ¿o será el robo de dinero en presupuestos municipales para obras? Cualquiera que sea la razón, Tizayuca ha sufrido las consecuencias. A donde vayamos, dentro del municipio, se puede ver la mala calidad de las obras públicas.

Un poco de orden y planeación no nos harían daño.

Tenshi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada