lunes, 6 de agosto de 2012

67 años atrás...

Nuevamente, un año más, me encuentro ante las desgarradoras historias de Hiroshima y Nagasaki. Esas dos  bellas ciudades japonesas que son sinónimo de tragedia y devastación. No se necesita conocer el país para saber (por los libros de historia) acerca de las dos ciudades a donde fueron lanzadas bombas atómicas.

Si quieres saber de la historia y datos relevantes consulten este blog o leer toda la información en Wikipedia. Tratar los datos históricos no es mi objetivo, a menos que hubiera algo nuevo que aportar, pero no lo hay. Sólo encuentro tristeza al ver las imágenes, al leer las memorias, al recordar las grullas sin terminar.

Así como esas mil grullas, mi deseo para el presente y el futuro es que no se repitan los horrores ni los errores, que la humildad invada los corazones de occidente y adoptemos la visión japonesa de la paz. Ellos lo han sufrido en carne propia y lo menos que podríamos hacer es deshacer las ideas del pasado y encontrarnos con sus ideales.

Hoy me uno al deseo mundial de paz, recordando a los que no supieron qué es y desaparecieron ese fatídico 6 de agosto de 1945 a las 8:15 am. Pensando que tal vez ellos, como yo hoy, esperaban un mundo mejor, quizá deseaban que la guerra acabara y poder volver a vivir en su Japón tranquilamente. Así deseo yo vivir en este mundo, tranquilamente.

Las fotos de hoy fueron pirateadas de internet, no las tomé ni tengo derechos sobre ellas (tampoco las uso con fines comerciales). Son muestra de la destrucción y reconstrucción causadas por una bomba, 67 años atrás...


El Domo Genbaku después del bombardeo

El Domo Genbaku en la actualidad (ahora Memorial de la Paz)

Tenshi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada