lunes, 20 de mayo de 2013

Redes social y marketing personal

Acercándome vertiginosamente al final de un ciclo más, la maestría, me he dado a la tarea de consultar bolsas de trabajo y monitorear el mercado laboral (qué importante me escucho cuando digo "monitorear"). Saben que independientemente de estar o no en la búsqueda de un empleo, es un tema que me intriga, algunas veces me angustia, otras me agrada, pero siempre me tiene leyendo.

Saltan temas muy interesantes y bastante obligados, que si el currículum, que si el buen vestir, que si el lenguaje corporal, etc., etc. Y uno que me ha estado llamando la atención últimamente es el de las redes sociales (y todo aquello que se publica en internet). El rumor oficial que dan las bolsas de empleo es que todo recultador hará una búsqueda exhaustiva en redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn y otras) acerca de cada candidato para ver si no es una persona de vicios, malos hábitos o que hable mal de las empresas (sobre todo de la empresa para la que trabaja).

El tema está muy radicalizado, todo se centra en cuidar la imagen en redes sociales. En definitiva muchas páginas de internet de bolsas de empleo recomiendan no subir fotos de fiestas, menos aquéllas en que el candidato aparezca de forma indecorosa, especialmente con la copa en la mano. También piden no hacer malos comentarios en Twitter porque el reclutador podría encontrarlos.

En serio, ¿quieren que siga? El tema está tocadísimo en internet y si consultan OCC o Monster (ahora sólo en inglés porque en México ya murió) van a entender a qué me refiero. Pero también encontré en la revista Merca 2.0, en su edición online, un artículo muy interesante acerca de mitos de la búsqueda de trabajo. Uno de ellos se refiere a la famosa búsqueda que el reclutador hará sobre cada uno de los candidatos en redes sociales. Aunque está limitado este artículo a Argentina, creo que podríamos extrapolarlo a México.

Yo no creo que todos los reclutadores van a molestarse en buscar más antecedentes de los candidatos,  esto va a depender en gran medida del puesto, entre más alto, más investigaciones, redes sociales incluidas. Pero debemos ser realistas, si tienen unos 2000 tweets, no esperen a que un reclutador los lea todos. Si suben más de 100 fotos a un álbum y éstas son de alta calidad, no esperen a que un reclutador las vea todas, sólo el tiempo que toma en cargar el álbum será suficiente para impacientarse.

Por otra parte, no creo correcto dejar de ser uno mismo para satisfacer las necesidades laborales de una empresa. Claro que existe el otro lado de la moneda, hay personas que exageran tomando fotografías de mal gusto acerca de sus vicios y malas costumbres, incluso de malos hábitos (sí, aquí entra violencia, sexo, armas, alcohol y otras drogas). Eso ya es perjudicarse ellos mismos dando una mala imagen, pero ya es un asunto de daños a la moral.

Mantener la vida privada en la casa y la profesional en el trabajo ayudará a no tener que lidiar ni romperse la cabeza con el miedo a ser acosados en redes sociales por un reclutador. Una muy buena forma de mantener privada la vida privada en Facebook es borrar amigos que nunca pedimos, clasificar a aquéllos más cercanos como amigos y a los demás como conocidos, mantener los álbumes de fotografías como privados y pedir confirmación antes de ser etiquetados en alguna fotografía. En cuanto a Twitter, hay que ser más reservados en los comentarios y no es muy recomendable dar esta cuenta a un reclutador, ya que es pública y no es tan sencillo andar poniendo candados (o borrando comentarios y archivos).

Pero, la que hay que cuidar demasiado y mantener 100% profesional es LinkedIn, a final de cuentas el objetivo de esta red social es unir personas con intereses profesionales similares a los nuestros, esto con la finalidad de formar una red en la que se pueda compartir información acerca de la industria, hacer anuncios referentes al trabajo y (la más común de todas) buscar empleo de una forma más específica.

Suerte si están buscando empleo, más suerte si están contratando.

Nos leemos después.

Tenshi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada